Si quieres ... ¡Puedes!

¿Cuántas ocasiones hemos escuchado esta frase? ... un punto importante para poderlo lograrlo, es buscar la actualización y preparación continua de aquellas habilidades que requieres y necesitas para lograrlo, pero ... en realidad ¿Cuáles son?. Recientemente, el Foro Económico Mundial, publicó las 10 habilidades laborales que se requerirán en los empleos del día de mañana, englobándolas en 4 categorías: - Resolución de problemas · Pensamiento analítico e innovación · Resolución de problemas complejos · Creatividad, originalidad e iniciativa · Razonamiento, resolución de problemas e ideación - Autogestión · Aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje · Resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad - Trabajo en equipo · Liderazgo e influencia social - Tecnología · Uso, seguimiento y control de la tecnología · Diseño y programación de tecnología Esto sumando a datos como los que comparte Forbes, donde menciona que el 80% de las empresas, por la pandemia que estamos viviendo, se adelantó en su transformación digital que esperaban años más adelante. ¿Qué medios podemos tener para desarrollar estas habilidades ? y siendo estudiante universitario, ¿Cómo podemos lograrlo, cuando las habilidades se desarrollan en la práctica, en el hacer ? El mes pasado, a través de una publicación en Linkedin, conocí un proyecto, que realizaron 16 jóvenes estudiantes de 7 diferentes universidades, donde adquirieron y desarrollaron las habilidades antes mencionadas, llevándolas de la teoría a la práctica, teniendo un fin común y un objetivo por alcanzar se lanzaron como emprendedores. “Yo me la sé”, que comenzó como proyecto que les solicitaron para una materia en la universidad, se transformó, hasta convertirse en la unión, a través del trabajo en equipo de jóvenes entusiastas con un fin común, recabar fondos económicos para 7 fundaciones. Mariana González y Sandra Leal, parte del equipo que llevo acabo este proyecto, estuvieron como invitadas a nuestro podcast de Mueve y Emprende, y nos compartieron qué fue lo que los llevo a alcanzar la meta que tenían : “Nosotros como jóvenes tenemos la obligación y el placer de hacer algo bueno por México y por la gente que hoy más nos necesita” nos comenta Mariana. “Algo que empezó como un proyecto de una materia, al final se volvió un proyecto para nosotros, un proyecto para las fundaciones y un proyecto para México” nos comentó Sandra. Aunque se enfrentaron a diversas dificultades, nunca perdieron la mentalidad de un emprendedor, teniendo claro que aunque se les cerraban muchas puertas, si seguían adelante y creyendo en su proyecto, siempre encontrarían la solución para avanzar, insistiendo, con resiliencia, persistencia y constante trabajo. “La verdad si fue un reto saber pedir las cosas bien, proponiendo una idea padre y dando el valor agregado para que te dijeran que si” comenta Mariana, quien en ocasiones pensaba que no iba a salir el proyecto adelante, al recibir como respuestas “No” de muchos patrocinadores a los que invitaron, nunca perdió la esperanza y el objetivo de su proyecto. En el equipo, había alumnos de noveno semestre y algunos alumnos de séptimo y octavo, quienes unieron sus conocimientos y fuerza, de esta manera lograron que el proyecto tuviera el éxito que esperaban, encontrando como nos comenta Sandra que, contar con diferentes opiniones siempre dará mucha fuerza. Tomaron como base para su proyecto, muchos de los valores que les han inculcado tanto en casa como en la escuela, cómo es ayudar a la gente y ayudar a México, nos comparte Mariana. Primero pensaron un poco en ayudar a la comunidad UP, ayudar a la señora que vendía quesadillas, ayudar al señor de la tiendita que siempre le compraban, que ahorita están sufriendo porque no tienen esa gente que les compra. Después pensaron en generar un impacto todavía más grande en México y ahí fue cuando empezaron a buscar distintas fundaciones de diferentes áreas, llegando a la conclusión, que cada universidad que participaba, representaría una fundación y así lograr mayor impacto con más fundaciones. Sandra y Mariana, y sus compañeros tuvieron, que poner en práctica, habilidades como el liderazgo, trabajo en equipo y la resolución de problemas, siendo elementos claves para el éxito y desarrollo del proyecto. “Te vas dando cuenta lo que es un líder ... No es mandar y decir tú tienes que hacer esto, si no es jalar y motivar a la gente a que logre esas metas” nos comparte Sandra, parte de lo que tuvo oportunidad de vivir participando en el proyecto. Otro gran aprendizaje: “Es saber y comprobar que puedes lograr grandes cosas si te lo propones, no solo para este proyecto sino para la vida en general. Si en algún momento viene a nuestra mente una gran idea como fue esta, impulsarla y lograr que se haga”. Nos comparte Sandra. Los logros que alcanzaron los universitarios que formaron el equipo de “Yo me la sé”, demuestran que a través de nuestros proyectos podemos generar acción, mover a la gente a que aporte su talento en beneficio de un tercero, reiterando que el tema de ser emprendedor es una actitud de vida que nos lleva a ir resolviendo problemas, a ir enfrentando obstáculos. Te invito a que escuches todo lo que aprendieron y como sacaron adelante su proyecto, poniendo en práctica, varias de las habilidades que hoy se necesitan para el camino como profesionista y emprendedor aquí: https://open.spotify.com/episode/2aSPtwxSCQjwOYCtO0tYrc?si=YjMbcTxZQiCINZVN-mYceg Itunes : https://lnkd.in/gJXB46j Google:https://lnkd.in/g-vQY2b imágenes: Knnth Prieto, Carlos León, Tadeuz Jalocha, Fabian Barillas, Beatrice Blanco

Si quieres ... ¡Puedes!