La gran renuncia.

¿Alguna ocasión intentaste asistir a algún compromiso familiar que era justamente después del trabajo y se volvió imposible llegar por que exactamente ese día se le ocurrió a tu jefe pedirte algo de último momento, que urgía para la junta del día siguiente ? ¿Has pasado por esto?, ¿Cuántas ocasiones te ha sucedido ? o ¿Qué tal cuando, la junta anual de revisión en tu empresa coincidió con el día del cumpleaños de uno de tus hijos sin poder estar físicamente en la celebración? Y cómo los casos anteriores podríamos describir un sin número de situaciones por las que hemos pasado para cumplir con nuestras obligaciones en el trabajo, las cuales se volvieron imposibles. Sí tan solo “hubieras” ahorrado el tiempo de tráfico y traslados hubieran cambiado las cosas y “hubieras” llegado a ese cumpleaños, cena, reunión, evento, etc. Sabemos que el “Hubiera” no existe, como siempre nos dicen … pero verdaderamente es una realidad. Hoy gracias a la pandemia, se abre un abanico de oportunidades enfocadas a mejorar nuestra calidad de vida, alineados a la esperada “Cuarta Revolución Industrial”, que como lo describen varios especialistas estará centrada en el humano. En lo personal, he estado cerca de estas tendencias desde hace muchos años, viendo como en otros países tienen esquemas de horarios flexibles, permitiendo también a varios colaboradores, claro dependiendo de si sus funciones se los permitían, trabajar desde casa. Los números de crecimiento que han reportado para este tipo de esquema de trabajo, si bien venían con un gran desarrollo, la pandemia los aceleró de manera exponencial. Hoy después de mas de un año es evidente que, así como nos trajo muchas cosas negativas, han llegado también positivas, como es la oportunidad de hacer un balance de vida laboral. El obligarnos a trabajar desde casa nos ayudó a estar en momentos que se habían tornado imposibles como desayunar, comer en familia, tener espacios para hacer ejercicio, trabajar con los hijos junto, hacer tu propia comida, ratos de esparcimiento: mejorar calidad de vida. Definitivamente son situaciones muy buenas, pero que también en su momento se tornaron difíciles, por el cambio tan repentino, hasta el momento de encontrar el punto de equilibrio y él cómo poder cumplir con las funciones laborales en ese nuevo contexto. ¿Cuántas personas conoces que no querían tomar videollamadas y hoy en día las dominan sin problema ? o ¿Cuántas no sabían usar el zoom y hoy no solo usan está aplicación sino todo un abanico de herramientas para videoconferencias ? Todo lo anterior, ha traído como resultado un mayor uso de la tecnología, desarrollo de nuevas skills y entre otras cosas, un fenómeno que se conoce como: ”La gran renuncia”, que se está presentando de manera global. Revisando datos generales alrededor del mundo que dan su origen, nos encontramos de forma general con: - 4 millones de personas renunciaron en EE UU a sus empresas, según el departamento de trabajo, representando el mayor aumento registrado en la historia. - Microsoft encontró que el 41% de 30,000 trabajadores encuestados alrededor de todo el mundo, estaban pensando dejar sus trabajos o cambiar de profesión. - El sitio de trabajos “Monster” presenta en sus datos que el 95% de las personas que encuestaron están considerando cambiar de trabajo. Si tomamos estos datos y muchos más que están a nuestro al alcance, definitivamente nos encontramos frente a un “cambio de paradigmas” que si bien como hemos dicho se veía venir, hoy es una realidad: Trabajo remoto, Trabajo desde casa, Home office, Flexibilidad Laboral, Trabajo por proyectos, Autoempleo. Por otro lado, desde el punto de vista de la empresa, esto también representa y trae ventajas competitivas para las organizaciones, que se vuelven medulares y juegan un papel muy importante para el logro de sus objetivos: Atracción y Retención de talento, después de vivir el esquema obligado de trabajo desde casa, hay muchas personas que ya no lo quieren perder, al contrario lo están buscando, y hoy representa un esquema de decisión para colaborar con las organizaciones, uno de las características principales de “La gran Renuncia”. Reducción de Costos, en muchas ocasiones, los especialistas de recursos humanos buscamos beneficios que no representen inversión económica, y este esquema hoy es una pieza fundamental para lograrlo. Trabajo por objetivos, definiendo claramente entregables y fechas de entrega, facilitando la gestión del desempeño, con acciones medibles y alcanzables, con la finalidad de aumentar la productividad en las organizaciones. Pool de Talentos especializado, complementando el punto anterior, teniendo bien definidas las funciones y objetivos, se vuelve más sencillo y ágil para las áreas de reclutamiento, traer los talentos que verdaderamente necesitas. Diversidad e Inclusión laboral, estos esquemas abren la puerta a una diversidad profesionistas, como personas de todas las nacionalidades y localizaciones, así como a mamás que se les hacía imposible trabajar por estar con su familia, hoy es una realidad que pueden combinar y activar su vida profesional. Con todo lo anterior, - Como empresa: ¿Qué estas esperando como empresa, jefe o líder para explorar implementar este tipo de esquemas ?, - Cómo colaborador: ¿Te atreverías a renunciar a tu trabajo si te regresan físicamente a tu oficina y buscar una organización donde si te ofrezcan esta oportunidad ?

La gran renuncia.